La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

jueves, 20 de enero de 2011

¿Es un hongo extraño? ¿Un champiñón? No, son las nuevas marquesinas del Consorcio Turístico Sierra Oeste de Madrid


-Han proliferado por toda la comarca, han salido de la nada, como por arte de magia y nadie sabe qué son ni para qué sirven. Durante estos primeros días he escuchado de todo, que si eran setas gordas o champiñones bicolores causados por las abundantes lluvias de estos meses, que si no, que eran árboles retorcidos y diminutos deformados por los efectos del agujero de la capa de ozono, que si más bien parecían plantas pertenecientes a una especie herbívora invasora… pero no, nada de eso, esas extrañas formas que se han multiplicado en todos y cada uno de los pueblos de la Sierra Oeste (a razón de un ejemplar por municipio, que ya es raro) son ¡las nuevas y estupendas marquesinas en las que deberemos esperar a nuestros autobuses!

Sí, sí. Ya sé que necesitaréis usar los paraguas cuando llueva… bueno, los paraguas y unos trajes impermeables, porque como venga la lluvia ligeramente sesgada… pues eso, que os vais a empapar y que los días soleados necesitaréis los mismos paraguas y unas estupendas gafas de sol para no ser torrados por el astro rey, pero ¿no son bonitas? Tienen un diseño moderno y ¿funcional? Eso nos han contado, aunque después de verlas (un poco de lejos, aunque he preguntado a los usuarios habituales) creo que son lo menos funcionales que pueden ser unas marquesinas, cuya idea es que nos protejan de los elementos mientras aguardamos a nuestro querido transporte público.

Aunque claro, si lo que quieren los del Consorcio es que fomentemos las relaciones personales y renovemos las conversaciones matutinas, pues eso, que lo han conseguido. En primer lugar, porque esos días de invierno, con aires gélidos que te calan hasta los huesos, los que esperen el autobús se juntarán todo lo posible para evitar el frío y las conversaciones banales sobre el tiempo varían indefectiblemente a las “bondades” de esta idea tan… en fin, esta idea.

Y encima me cuentan que cada una de estas marquesinas hipermegaguapas y superfuncionales nos han costado más de dos mil euros cada una… en fin, ¿no hay otras cosas más importantes en las que gastarnos los cuartos? O si se gasta el dinero en unas marquesinas ¿no habría que haberlas hecho pensando en la comodidad de los usuarios en vez de en el diseño “vistoso”? Cómo se nota que los que han ideado esto no suelen coger nunca el autobús… o eso parece.

1 comentario:

Sonix dijo...

Toda la razón... a ver quién le cuenta lo megachulas que son esas marquesinas a quien se empape esperando el bus cuando llueva. Y a ese precio, uf!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...