La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

lunes, 8 de noviembre de 2010

Vivir de tus padres, hasta que puedas vivir de tus hijos

Ésta del título era una máxima que se decía mucho en el instituto cuando uno tenía edad de estar estudiando secundaria, una frase con la que todos nos echábamos unas risas inocentes sin más, sabiendo que tarde o temprano sería sólo una quimera más o menos simpática, pero ¡ay madre! En algún momento de los últimos años algunos jóvenes la han cogido tanto cariño como otros lo tuvieron en su día al puño en alto o el mismísimo “Caralsol” y la esgrimen con tanto ímpetu como el águila que adornaba su bandera o la hoz y el martillo de los opuestos.

Dicen los que saben que se trata de una nueva generación, la “ni-ni”, porque NI estudian NI trabajan, ni ganas que tienen de hacerlo aunque pudieran, aunque, hay que reconocer que vivimos en un país en el que casi no trabajan los que quieren, así que… como para que lo hagan los que no les apetece. Estos jóvenes se encuentran mucho más cómodos en parques y jardines, tomando el sol y gozando del salario aportado por sus papás y mamás que doblando el espinazo para ganarse el jornal.

Pero no me extraña nada. Vivimos en una sociedad donde está muy mal visto el esfuerzo y en la que gana millones un tipo vestido de corto que le pega una patada a un balón o una tía que enseña sus atributos cuando le viene en gana mientras que los que curran para que vivamos mejor, los científicos, investigadores y estudiosos apenas llegan a fin de mes. Vivimos en un mundo en el que se puede uno hacer de oro con unas fotos de una tía en bañador o diciendo que se ha acostado con tal o cual persona, sin importar que sea eso verdad. Así que… ¿para qué estudiar y gastarse uno cuando puede vivir a cuerpo de rey por casarse con un torero y salir por la tele? ¿Por qué tirarse años trabajando si puedes ser millonario en un segundo gracias a un golpe de suerte? ¿Por qué ser honrado con lo bien que viven los evasores de capitales y la mayoría de los estafadores? No, creo que yo me voy a apuntar a estos “ni-ni”, ya me forraré mañana con lo que se me ocurra; entraré a Gran Hermano 37, engañaré a mis amigos con Tiger Woods o soplaré las velas de la tarta de Belén Esteban delante de las cámaras… y si nada de esto sirve, ya vendrá el sueldo de mis hijos ¿no? En eso consiste la estupenda sociedad que hemos montado.


Nuestra última columna de opinión en el periódico A21, distribuido en la Sierra Oeste de Madrid, algunos pueblos de Toledo, Ávila y, desde este mismo mes, también en Navalcarnero.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...