La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

viernes, 15 de enero de 2010

Horror en San Martín de Valdeiglesias


Terrible suceso en San Martín

Fue a hacer la compra ayer como cualquier otra madre. Con las bolsas en las manos, la mujer se empezó a sentir mal y vomitó. Sus vecinos se acercaron para prestarle ayuda. «Tengo toda la ayuda», dijo antes de volver a encerrarse en la casa de los horrores. Detrás de la puerta, se escondían tres cadáveres, mucha suciedad y una familia rota por las indicaciones, al parecer, de un curandero.

Hacía tiempo que se intuía que algo no iba bien en el número 35 de la calle Benavides de Orbigo de San Martín de Valdeiglesias. Allí vivía una familia originaria de Taiwan. Un matrimonio y sus cinco hijos. No todos los pequeños eran hermanos. Podrían ser fruto de relaciones anteriores de la pareja.

Los vecinos insisten en que se veía venir, sin embargo, y aunque las alarmas saltaron hace dos meses, no fue hasta ayer cuando el protocolo del absentismo escolar culminó y descubrió una de las escenas más dantescas de la historia negra de la Comunidad de los últimos años. La salida de la casa de la madre coincidió ayer con el avistamiento de una de las niñas que formaba parte de esta extraña familia. La certeza de que alguien habitaba en la vivienda precipitó la ejecución de una orden judicial para entrar en el domicilio.

La Policía Local y los técnicos judiciales echaron la puerta abajo alrededor de las tres y media de la tarde. Lo que encontraron y vieron, podría servir de hilo conductor de una película de terror. En un salón comido por la suciedad, la familia entera estaba en la cama. Vivos y muertos sobre un colchón. Algunos tapados, otros encima y la madre recostada sobre el cadáver de su esposo. De los siete miembros, tres estaban muertos. Algunos desde hace más de un mes. La llamada a los servicios de emergencia tardó segundos. Todo era peste en la casa. El avanzado estado de descomposición de los cuerpos y la suciedad hacían insoportable respirar.

Hasta el lugar se desplazaron varias unidades del Summa y miembros de la Guardia Civil que se ha hecho cargo de la investigación. No hay signos de violencia en los cadáveres y se especula con que una enfermedad matase, uno a uno, a los distintos miembros de la familia.

La primera en fallecer fue la pequeña de cuatro años. Por razones que todavía se investigan, sus padres no quisieron dar sepultura a la pequeña. Tras su muerte, le tocó el turno al chaval de 12 años al que tampoco tocaron. El último en fallecer fue el cabeza de familia que tenía 46 años.

...si quieres leer toda la noticia de La Razón, pincha en este enlace.


-Llevávamos ya demasiado tiempo sin aparecer por el blog, porque teníamos la conexión y la cabeza un poco en otra parte, pero las noticias sobre el terremoto de Haití han vuelto a despertar las conciencias de nuestros peluches, algunos de los cuales me han pedido "amablemente" que volvamos a la carga en este 2010 y n o hagamos como el año pasado, que hemos estado un poco a otra cosa, así que procuraremos comentar una noticia diariamente (más o menos), siempre desde nuestro punto de vista. Pero al empezar a leer el periódico de hoy nos hemos llevado una desagradable sorpresa, resulta que buscamos noticias lejanas y tenemos justo al lado otras que son tan crudas como las que nos llegan del extranjero. Yo vivo cerca de San Martín, aunque me pase habitualmente por las Cook para ver a Plyngo y al resto y la noticia de San Martín es espeluznante y está aquí al ladito, no hay que irse tan lejos para encontrar noticias terroríficas.

-No vamos a hacer como el obispo Munilla y no vamos a comparar casos, para nosotros el terremoto de Haití es la noticia más dura que hemos visto y leído en muchísimo tiempo, es aterradora y cruel, aunque debería servir para que el mundo se volcase con Haití, no ahora, sino también después, hasta hacer de ese país un lugar digno y habitable; para después continuar con India, Camboya, Mali, Afganistán... en fin, cualquier país del mundo en el que se viva peor que mal. Si entre todos nos lo propusiésemos podríamos hacer que el mundo fuese un lugar habitable en todas partes, aunque a lo mejor no interesa... a lo que vamos, que buscamos penurias lejanas y las tenemos en casa. Aprovecho la tristísima noticia de San Martín para pediros que estéis atentos y no dejéis que una familia esté desamparada en vuestra zona de residencia durante más de un mes, no que seáis cotillas, que tampoco hace falta para darse cuenta de según qué tipo de cosas, pero sí atentos, no puedo entender que unos niños lleven dos meses sin ir al cole y nadie pregunte... ¿no resulta demasiado tiempo?

-No Plyngo, no resulta demasiado tiempo, ten en cuenta que en medio han pillado las fiestas de Navidad, vacaciones en el cole y demás historias. Los mecanismos han funcionado más o menos bien. La noticia es macabra y la imagen que se presenta en nuestra cabeza más que dantesca, pero yo creo que todas las informaciones indican que todo el mundo hizo lo que pudo...

-Perdona Hache, pero no estoy de acuerdo contigo, no me puedes decir que todo el mundo hizo lo que pudo cuando la niña mayor dejó de ir al instituto en noviembre y no ha sido hasta enero que sus "compañeras" se han preguntado dónde está, o los profesores, o los vecinos... no sabemos lo que tenemos alrededor, pero creo que en este caso ha habido algo más y en parte la Navidad ha contribuido a que ocurriese la tragedia. Espero que los supervivientes logren retomar una vida "normal" a partir de ahora, al menos todo lo normal que pueda resultar su vida desde el día de hoy. Me duele pensar lo que han sufrido esas pobres gentes que han estado a punto de morir de inanición en su propia casa... y al lado de gente que estaba celebrando ampulosamente la Navidad.

-No te pases Valentina, puede ser que la gente celebrara la Navidad mientras esto ocurría, pero nadie lo hizo a sabiendas, seguro que de haberse enterado antes de esta pesadilla todo el pueblo de San Martín se habría solidarizado con esa familia, como estoy seguro que van a hacer ahora. Además, en el mundo muere gente todos los días en zonas desastrosas del mundo y yo no he visto que tu cena navideña tampoco haya menguado este año...

-Dejad de discutir anda. Los muertos ya no tienen solución, pero ahora hay que volcarse con los vivos, aquí, en Haití y en todos los puntos del mundo donde haga falta, es el deber de todos nosotros.

2 comentarios:

Perséfone dijo...

Ni que decir tiene que me alegro enormemente de vuestro regreso, aunque sea con un horror de tales dimensiones.

Sobre la noticia, lo cierto es que no se me ocure mucho que decir. Tan sólo espero que se esclarezcan las causas del suceso y, si hay culpables, que paguen su pena.

Un abrazo.

Plyngo and Me dijo...

Gracias por el saludo Perséfone. Ya sabes que somos como el Guadiana, aparecemos y de pronto... nos vamos. Espero estar aquí sin desaparecer. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...