La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

jueves, 1 de octubre de 2009

Una noticia repugnante


Más de 50 albinos fueron asesinados en los dos últimos años en Tanzania

Venden sus extremidades por 3.000 euros. Muchos bebés albinos son sacrificados porque son motivo de vergüenza


Más de cincuenta albinos fueron asesinados en los dos últimos años en Tanzania, donde sus extremidades se venden por 3.000 dólares y sirven para elaborar "pociones mágicas", según denunció hoy la ONG 'Under The Same Sun'.

"La situación está cada vez peor. Las personas albinas son asesinadas porque existe la creencia de que beber su sangre favorece la salud y te hace más poderoso", dijo el portavoz de la organización, Paul Ash.

Así, explicó que en Tanzania se produjeron en los dos últimos años 53 asesinatos de albinos, incluidos niños. "Conocimos el caso de Miriam, una niña de cinco años. Estaba una noche durmiendo cuando cuatro hombres armados con cuchillos entraron en su casa y le amputaron los brazos y las piernas mientras aún seguía con vida", denunció Ash.

Las extremidades de personas albinas se venden por 3.000 dólares en el mercado negro, un precio que el portavoz aseguró que ningún ciudadano medio de Tanzania podría pagar.

"Es un negocio que mueve mucho dinero y es muy lucrativo. Los compradores deben ser políticos y hombres de negocios", apuntó. "La semana pasada se condenó por primera vez a tres hombres por el asesinato de un menor albino de 14 años. El juicio llegó incluso a suspenderse, pero la presión internacional hizo que se reanudara", declaró.

Aunque reconoció que el veredicto de este caso es un buen comienzo, el portavoz pidió a la ONU y a la comunidad internacional que exijan a Tanzania mayor celeridad en la celebración de los juicios pendientes.

La discriminación del albino

Por otro lado, Ash criticó que las personas albinas son discriminadas a la hora de conseguir un empleo, por lo que muchas de ellas terminan trabajando en el campo. Sin embargo, los albinos son especialmente sensibles al sol y trabajan sin sombrero ni crema solar, lo que les expone al cáncer de piel.

"Por eso la esperanza de vida de los albinos en Tanzania es de tan sólo 30 años, cuando en condiciones normales viven tanto como cualquier otra persona", lamentó. Además, el portavoz denunció que en ocasiones son los propios parientes los que impiden que los niños albinos acudan al colegio porque no les consideran lo suficientemente inteligentes.

"Algunos incluso sacrifican a los bebés cuando nacen albinos porque creen que es un motivo de vergüenza o que los vecinos pensarán que la mujer se acostó con un hombre blanco", añadió.

Los últimos datos estiman que en Tanzania viven alrededor de 170.000 personas albinas, una cifra "mucho mayor de la registrada en otros países, porque la discriminación les obliga a casarse entre ellos y así el riesgo de tener hijos albinos es mayor".

-El otro día fui al cine con mi amiga Silvia a ver Distrito 9, esa extraña película sobre alienígenas indigentes ambientada en unos suburbios de Sudáfrica y me extrañó mucho que se asquease tanto cuando uno de los humanos se come el brazo de un alien para adquirir fuerza y poder o cuando quiere cortárselo al extravagante protagonista de la cinta para hacer lo mismo... en fin, yo me quedé extrañado y quise explicar que eso mismo es lo que ocurre en África de tanto en tanto con los pobres albinos... no sé si me creyó del todo, porque me miró de forma rara, a lo mejor es que comerse el brazo de un alienígena es más asqueroso que comerse el de un hombre, una mujer o un niño...

-Lo que es asqueroso de verdad no es el hecho en sí de comerse una mano o un pie (asqueroso, sí), lo que me resulta más repugnante es el trato que los hombres dan en esa película a los aliens y que no es otro que el que la gente del primer mundo les damos a los que viven en chavolas o al que les damos a los inmigrantes, o al que damos a los que no son como nosotros... el caso de los albinos es tan deslumbrante como el tinte de su piel en un continente de negros, pero lo que más destella es que esa desigualdad es tan bruta y ordinaria como la que reina en todo le mundo. Algunos no se comen los brazos o las piernas, pero devoran millones de euros o dólares sin importar a quién mutilan al saciar su sed de poder.


Esta noticia la hemos leído en EL MUNDO

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...