La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

miércoles, 11 de febrero de 2009

Al final sí que hubo milagrito divino


Muere Eluana Englaro

Eluana Englaro, la joven de 38 años cuyo caso motivó un encendido debate en Italia sobre el derecho a morir, falleció este lunes mientras el Senado intentaba prohibir la suspensión de la nutrición que la mantenía con vida.

Al ser informado por el anestesista, su padre, Giuseppe Englaro, dijo: "Sólo quiero estar solo".

El fallecimiento de Englaro, en estado vegetativo desde 1992, se produjo en la clínica Quiete de Udine a las 20.10 horas, tres días después de dejar ser alimentada e hidratada por completo, según informaron fuentes de las administraciones locales y de las fuerzas del orden.

Los médicos creían que la mujer moriría dentro de las próximas dos semanas. El neurólogo que sigue el caso de Eluana desde hace años, Carlo Alberto Defanti, aseguró que no se esperaba la muerte de la chica. Según Defanti, se ha debido a "una crisis" que ha acabado con su vida "de improviso". Se ha ordenado una autopsia de su cadáver.

En el debate parlamentario, el presidente de la Cámara Alta, Renato Schifani, recibió la información y todos los senadores se pusieron en pie y guardaron un minuto de silencio. Lo mismo ocurrió en el Congreso.

"Este es un momento de reflexión en el que todos, comenzando por los políticos, deben reflexionar sobre el derecho de la vida y la muerte", afirmó Schifani ante los legisladores.

-El otro día nos llevamos una sorpresa muy grande en la cueva al leer unas declaraciones del Papa Benedicto (sí, el que ha vuelto a colar en la iglesia a un tipo que continua negando el holocausto judío...), alegando que la pobre Eluana estaba aún viva y que él conservaba la esperanza de que se produjera un milagro... una intervención divina que la recuperase para la vida... imagino vuestras caras, porque a mí se me puso la misma (y eso que no la puedo cambiar de gesto). El caso es que, visto lo visto, creo que al final Dios sí que llegó a intervenir en este caso, porque mientras Berlusconi hacía trampas con las constitución italiana y media Italia discutía sobre si había que mantenerla con vida o no, la muerte de la pobre chica les pilló a todos de sopetón. Decían los médicos que, después de dejar de alimentarla, su cuerpo aguantaría unos diez o quince días... pues bien, ha durado sólo tres. Por eso es por lo que digo que al final Dios fue el que puso cordura a toda esta funesta historia, acelerando lo inevitable.


Esta noticia es de El Mundo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...