La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

viernes, 6 de junio de 2008

Leo, el Dragón Lector


-Leo, el Dragón Lector, es un bonito cuento para niños en el que un dragón, el mejor de toda Dragonia (pues ha vencido en las pruebas de maestría para dragones), aprende a leer de la mano del anciano al que se le ha ordenado custodiar. El terrible mago Tirano envía a nuestro protagonista a vigilar a un viejo que habita en una cueva cuyos ocupantess, aparte del pobre viejo, son un montón de objetos extraños de aspecto rectangular que el prisionero no para de mirar y mirar...
Claro, la curiosidad no tarda en conseguir que el enorme dragón (capaz hasta de echar fuego por la boca debajo del agua) quiera saber qué contienen esos objetos... Fantasía y magia, valor y honor, aventuras y lamentos, princesas y caballeros, dragones como él y bonitos unicornios, elfos, enanos, grifos, leones, cebras, marcianos... ¿qué puedes encontrar en el interior de un libro? Sólo las palabras grabadas en sus páginas te lo dirán, pues para todos los demás es un secreto. El cuento de Leo es un hermoso canto a la lectura, muy bien narrado e ilustrado, página a página uno es capaz de adentrarse en la magia de volar a lomos de un dragón muy fiero que aprende a amar la literatura, una aventura genial para los niños, que a buen seguro estarán dispuestos siempre a regresar a la librería de la que sale este cuento, no vaya a ser que hoy, precisamente hoy, sea el día en el que Leo se de una vuelta por allí, pues se ha erigido en el gran defensor de los libros.
Un libro muy bonito y que deberían leer todos los niños (yo procuraré que lo hagan todos los que conozco), engancha a leer.
.
-A mí también me ha gustado mucho, sobretodo porque ya era hora de que estos personajes de cuento fuesen los protagonistas. Últimamente parece que se ha puesto de moda el convertir a los dragones en seres monstruosos y sanguinarios, en tipos con muy mala leche. Vale, reconozco que la mayoría de los que conozco son así, pero también los hay muy simpáticos, imagino que Leo será de los segundos, porque para aguantar a tanto niño... no creo que uno de esos ariscos rojos dejase siquiera que alguien se acercara a la librería en particular.
.

-Te doy la razón en algo Plyngo, el libro es muy divertido, lo siento por la dueña de la tienda, pero lo hemos leído un montón de gente y sólo hemos comprado uno... espero que esto no cuente como un delito contra la propiedad intelectual. Vamos a comprar uno para nuestra cueva en las Islas Cook, nos ha encantado esta lectura.
.

-Un buen libro, tiene un sabor dulce muy sabroso, con un ligero toque a vainilla y un aroma a mar y a aventura. Muy rico, mucho más que el de el otro día, Drácula, que olía a moho y a tierra embarrada y sabía un tanto apolillado. Sí, un libro muy rico que recomiendo a todo el mundo. Ya sabéis que no suelo equivocarme.
.
-Que nadie se preocupe por el libro, aunque Virginia (nuestra araña de biblioteca, que no nos gustan los ratones), hable de comer y de sabores, os tenemos que decir que sólo les da un pequeño mordisquito en una esquina y fijaos, con lo pequeña que es apenas se nota nada. Un bonito cuento para contar a los más pequeños este Leo el Dragón Lector. Apuntadlo para Navidades o cumpleaños.

.

2 comentarios:

Fco. Javier Jiménez dijo...

Plyngo, con dragones como tú da gusto. La amistad es un tesoro, y la animación y el fomento a la lectura tiene en los amigos sus mejores aliados.

Plyngo and Me dijo...

Muchas gracias Francisco Javier... pero no soy un dragón, ¡soy un dinosaurio! Y a mucha honra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...