La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

sábado, 24 de mayo de 2008

Ruta del Arroyo del Boquerón

..
Dicen que lo prometido es deuda y tal y cómo os prometí el otro día empezaré a poneros rutas de nuestra región poquito a poco, según las vayamos haciendo nosotros mismos (para que nadie pueda decirme que hablo por hablar). ¿Qué os parece el paisaje de arriba? Bonito ¿no? Pues forma parte del camino que hicimos el lunes pasado, la ruta verde Arroyo del Boquerón, en el término municipal de Cadalso de los Vidrios.
.
.

Para hacer esta ruta se debería ir en coche hasta la Urbanización el Mirador, situada a las afueras de Cadalso, pero como es una ruta lineal, nosotros fuimos más chulos y la empezamos por donde se supone que acaba: en el cruce de la carretera que lleva de Almorox a San Martín y la secundaria que une Pelayos de la Presa y el propio Cadalso (la carretera de las canteras, como yo la he bautizado, una vía muy bonita pero muy incómoda).
.
Desde allí cogimos el camino que se interna en un pinar (que ahora no me acuerdo cómo se llama) y correteamos dejando a nuestra derecha algunos viñedos, nos cruzamos con una senda que creemos debe de ascender a la Peña de Cadalso, pero decidimos continuar por la que llevábamos y olvidarnos de la Peña hasta otro día.
.
.
Podríamos decir que el camino comienza al llegar a una fuente que, creemos, sirve para que beban las ovejas o las cabras que, a juzgar por los restos que vimos, deben de transitar por allí de vez en cuando. Desde la fuente desciende levemente un camino muy amplio que se adentra en un valle repleto de pinos resineros, enebros y helechos. Como estamos en primavera todo está verde y hay un millón de flores de todos los colores. Cuando llevábamos un rato de camino, obsequiados con los trinos de las oropéndolas y los aleteos furiosos de las palomas que nos hicieron dar algún respingo, alcanzamos un estrecho arroyo que ya nos acompañó hasta el final del camino, no tenía demasiado agua, pero siempre que hay agua todo parece más chulo ¿no? Al menos a mí así me lo parece.
.
.
Según el letrero que vimos al final de nuestra ruta (aunque en realidad tendría que haber sido el principio), el camino tarda en hacerse unas tres horas, nosotros lo hicimos en menos de dos y paramos a curiosear y todo. Bueno, en el letrro vimos qué aves nos había estado saludanto durante todo el rato y nos fijamos en que nos habíamos topado, por lo menos, con cuatro o cinco alcotanes de tamaños diversos y colores muy vistosos. También vimos Herrerillos, Rabilargos (que no sabemos cómo se llaman en términos científicos) y un Águila ratonera. A la vuelta, en lo más alto del horizonte vimos un par de Buitres planeando... ay! Quién fuera pájaro.
.
El caso es que el ascenso de regreso tampoco fue demasiado duro, esta ruta vendría bien para hacerla con una bicicleta de montaña, aunque hay zonas del camino en la que sobresalen pequeñas piedras puntiagudas que podrían incordiar ligeramente. En unos meses habrá moras en las zarzas que también vimos por allí...
.
En fin, que os animamos a daros este paseo... para pasar una buena mañana en familia, para compartir con algún amigo (o amiga) o para escapar del mundanal ruido. ¡Ah! Una cosa, no se os ocurra encender fuego ¿eh? Que luego se nos quema el monte y terminamos llorando por la muerte de las águilas, de los jilgueros, de los herrerillos, los rabilargos... y de todos nuestrso pobres árboles.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...