La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

miércoles, 28 de mayo de 2008

¿Quién vigila a estos... "cuidadores"?

Save the Children constata el abuso sexual de «cascos azules» y cooperantes a niños

.
EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL. LONDRES.
El abuso sexual de niños por parte de quienes más deberían velar por su integridad -tropas desplegadas por la ONU para la resolución de conflictos, trabajadores de organizaciones humanitarias y cooperantes de ONG- sigue ocurriendo en diversas partes del mundo a pesar del compromiso internacional alcanzado en 2005 para atajar esa violación.
Un informe de la ONG británica «Save the Children», que el año pasado echó a tres empleados por abusar sexualmente de menores, recoge escandalosos casos que se siguen produciendo, que han afectado a niños incluso de seis años. Los abusos dañan seriamente a huérfanos, niños separados de sus padres y niños en familias que dependen de la asistencia humanitaria.
Testimonios recogidos por «Save the Children» en diversos países denuncian la situación. Uno de ellos es el de tres chicos de 14 años de Costa de Marfil. «Todos nosotros trabajamos en un campo de fuerzas de paz. Les vendemos esculturas y bisutería. Si hay algo que quieren y no pueden decirlo delante de otra gente, nos invitan a sus habitaciones para decirnos lo que podemos hacer por ellos. Nos piden varios tipos de favores», aseguran.

..
«A veces nos piden encontrarles chicas -añaden-; especialmente nos piden chicas de nuestra edad. A menudo hay entre ocho y diez hombres que comparten dos o tres chicas. Cuando les sugiero una chica mayor, ellos dicen que quieren una chica joven, de la misma edad que nosotros. Les encuentro chicas en el pueblo. Sé que chicas lo han hecho antes y se lo pido a ellas. Cuando les pido venir, a menudo lo hacen con ganas por los regalos que les prometen, como teléfonos móviles y raciones de comida... Nos decimos a nosotros mismos que aunque esto está mal, también sacamos ventaja. Así que continuamos porque obtenemos beneficios, como dinero, camisetas nuevas, souvenirs, relojes y calzado de tenis». Y una última apostilla: «Ellos también usan sus teléfonos móviles para filmar a las chicas».

.
-Save the children vuelve a constatar que gente perversa la hay en todo el mundo e integrados en todos los estamentos de la sociedad, incluso entre aquellos a los que todos miramos con admiración por el trabajo que hacen en el tercer mundo. Si no fuera por el asco que siento al recordar el testimonio del niño de un poco más arriba, podría hacer un comentario jocoso con el que podríamos reir un rato. Sin embargo, cuando de abusos a niños se refiere sobren las palabras. Seguro que pensáis como yo.

-Ante una noticia como esta se me hace imposible discutir con Plyngo, porque tiene más razón que un santo. Hay ocasiones en los que uno siente vergüenza de ser algo. Ante noticias como la que estamos comentando uno se avergüenza de haber nacido hombre y occidental. ¿Quién se puede creer con derecho a abusar de una menor porque nadie te va a decir nada? Escupiría a estos tipos si me los pusieran delante. Y lo peor de todo es, que se supone que esos son los buenos...
.
Noticia recogida en ABC.es (28-mayo-2008)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...