La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

miércoles, 14 de mayo de 2008

La última injusticia que vivió Irena Sendler

Fallece Irena Sendler, la heroína que salvó la vida de 2.500 niños judíos


12/05/2008 EFE
La heroína polaca Irena Sendler, quien arriesgó su vida en la Varsovia ocupada de los nazis para salvar de la muerte a 2.500 niños judíos, falleció hoy a los 98 años, informó la familia. Desde hacía varios años Irena Sendler, una de las más grandes heroínas polacas desde la II Guerra Mundial, tenía un delicado estado de salud y apenas salía del asilo de la capital polaca en el que residía.
Durante los años de ocupación alemana, Sendler fue miembro de la resistencia y responsable de rescatar del gueto judío a los niños, que lograba sacar de las formas más impensables y que luego ocultaba en familias católicas y en conventos para evitar su traslado a los campos de concentración. Sendler fue propuesta por Polonia para recibir el premio Nobel de la Paz en su última edición, que finalmente fue a parar al norteamericano Al Gore. Durante la ocupación de su país en la Segunda Guerra Mundial escondía los nombres de los niños y sus nuevas identidades falsas dentro de botes de conserva, que luego enterraba bajo un manzano cercano a su casa y frente a un cuartel nazi.
.
-Hay muy pocas personas en el mundo que merezcan recibir el apelativo de héroes, la Segunda Guerra Mundial fue una época en la que se mostraron las mentes más despiadadas y asesinas de este mundo, pero también fue una época de héroes, anónimos o no, que lucharon y ofrecieron su vida por ayudar a los demás, a aquellos que de verdad lo necesitaban. Irena Sendler fue una de esas heroínas y lo fue tal, que sólo fue descubierta su heroicidad por casualidad a los ojos de todo el mundo. Creo que por ahí tiene que haber una mano (esta vez blanca, no negra), que por una ocasión decidió hacer justicia con esta buena mujer, tan viejita, tan poquita cosa y que, sin embargo, significó tanto para miles de familias judías apresadas en el Gueto de Varsovia de infausto recuerdo para las gentes de bien. Una auténtica heroína, de verdad.

Yo hasta ayer mismo no conocía su historia, pero ahora que he leído parte de su biografía y sé lo que hizo (Pero si hasta fue capaz de soportar torturas en las que le rompieron los pies y las piernas sin confesar dónde estaban los pequeños ¡bárbaro!), tengo una heroína más en mi Olimpo particular: Irena Sendler.

Sin embargo, antes de morir, tuvo que vivir una última injusticia, aunque me imagino que a ella no le importó en absoluto. A sus 97 años y alojada en un asilo humilde, fue nominada a recibir el Premio Nobel de la Paz. Pero ¿Sabéis quién lo ganó? Al Gore. Sí, ese hombre augurero que se lleva un montón de dólares cada vez que clama contra el cambio Climático. ¿Pero no llevan los de Greenpeace diciendo lo mismo y dejándose la piel en ello durante un montón de años? Pues sí, amigos, esa fue una terrible injusticia, que un rico que se está haciendo multimillonario se llevara el Premio Nobel que el Destino había fijado para la buena de Irena.

Ayer se murió y no podrá recibirlo ya, pero nosotros, desde nuestro blog y con nuestra más sincera admiración queremos desearla que sea muy feliz, que se encuentre con todos aquellos a los que ayudó y a los que no pudo ayudar, que se ría de este mundo tan ingrato y que, cuando nos llegue el momento, nos acepte un beso de agradecimiento.

Sniff. Hasta ahora no me había emocionado al escribir en este blog, pero ahora mismo tengo los ojos encharcadillos... será una mota de polvo.

Un beso Irena.

Plyngo.

3 comentarios:

Rudy Spillman dijo...

Hola, Plyngo:

Sí, por supuesto, cómo no la iba a conocer a Irena. Te diré que su historia salió a la luz no hace mucho. Es loable todo lo que esta pequeña gran mujer ha hecho en aquella época, por esos indefensos niños. Pero te diré que ha habido mucha gente que se ha enrolado en la misma causa: la del bien, la del amor al prójimo, la de la misericordia.
Sabes, los "buenos" son muchos más de los que creemos. Lo que ocurre es que hacen mucho menos ruido que los "malos".
En cuanto a Al Gore, no creo que sea tan mala persona. Sabes, hay millonarios que no hacen obra de bien, como él y no toda la gente con dinero es "mala".
Plyngo, digamos que el "Premio Nobel" se lo llevó quien más lo necesitaba. No creo que le hubiese interesado demasiado a nuestra querida Irena, que seguro ya debe descansar en paz.
Un abrazo, amigo.
Rudy

Plyngo and me dijo...

En parte tienes razón... y no creo que Al Gore sea mala persona, lo que pasa es que creo que se deberían "premiar" (aunque no sea la palabra adecuada) las acciones más desinteresadas y loables que, siendo también dignas de alabanza, son algo más... pecunarias.

Silvia dijo...

Supongo que si en el mundo hubiera más gente como ella, capaz de arriesgar su vida por la de cientos de personas a las que ni siquera conocia.... el mundo claramente sería de otra forma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...