La vida es más fácil si se mira desde un punto de vista rosa y de peluche

jueves, 8 de mayo de 2008

Javier Fernández Jiménez

Nací en Madrid, en la maternidad de O´Donell, el 7 de noviembre de 1978, así que creo que estoy a punto de llegar a los 30… y ¡mira que pasan cosas en tan pocos años! A los 15 años me mudé a Santander tras haber vivido en Leganés toda mi vida, donde nunca me ocurrió nada de gran relevancia, creo que de no haber salido de allí nunca me habría decidido por escribir, a pesar de realizar mis primeros cuentitos. Cuando apenas me acomodaba a la vida y al clima de Cantabria volví a mudarme (cosas de la crisis de los 90), esta vez a una urbanización de las afueras de Madrid: el Encinar del Alberche, donde trabajo actualmente en el Supermercado que puse en funcionamiento junto a mi hermano Carlos y mi padre. Me casé el 8 de noviembre de 2003 con mi primera y única novia, Miriam, a la que conocí en el instituto de San Martín de Valdeiglesias y a la que dejé en Madrid cuando apenas llevábamos tres meses saliendo para ir al servicio militar en Melilla. Allí aumenté esta locura que es Telluón e imaginé mil y una leyendas e historias para no perderme por tierras africanas. Todo lo que he escrito hasta ahora está dedicado a Miriam (empecé a escribir por ella), aunque últimamente he abierto el abanico de dedicatorias. La pasión por la literatura me viene desde pequeño, cuando leí La Historia Interminable, mi primer libro “gordo”; antes me había dedicado a lecturas más simples como El pequeño Nicolás o tebeos de Mortadelo y Filemón –de los que tenía una colección bastante amplia-. Nunca he sido un tipo demasiado culto, creo que de pequeño pensaba que ya aprendería cuando fuera mayor, que el esfuerzo no era necesario, cuando escucho a escritores demasiado sesudos hablando de Kafka, Freud o Dostoyesky (ni siquiera sé si se escribe así), suelo pensar que soy un niño en un mundo repleto de adultos. Últimamente me dedico a leer todo lo que cojo, incluso a esos escritores que antes despreciaba… y mira por dónde los hay que me gustan y todo.
He escrito muchos cuentos, como La estrella de Oriente, Un caballero Valiente, La princesa mandona, El ogro poeta, ¿Tú me habrías disparado?, Juego de niños, El hombre solidario, Irnhal, La cura, Invasión, El duende que no sabía hacer ollas de oro o Saturnino. También multitud de cartas y poemas dedicados a Miriam –y que no creo que nadie lea nunca. Algunas cartas más literarias y varios libros, El caballero Andante, El escudero del rey, El príncipe dormido o el que creo que es el mejor hasta la fecha Un ejército para Hans, dedicado a los inocentes que sufren en las guerras y que habla de la II Guerra Mundial.
Este año pasado gané el concurso juvenil de cuento de Navas del Rey y el de la Mancomunidad los Pinares. También gané algún concurso literario en mis años de instituto.
Actualmente me encuentro escribiendo en mis blogs, además de la segunda parte de El Caballero Andante, cientos de cuentos para Moisés -mi chiquitín- y artículos para el periódico comarcal Almenara 21, del que soy redactor de deportes.
El futuro es una mancha confusa difuminada por el olor a Nenuco y los ojos gigantes de Moisés. No sé si llegaré a ser un gran escritor, pero al menos sé que voy a intentarlo.
.

Un ejército para Hans
.
La historia que voy a relatar aquí no ha sido narrada nunca con anterioridad, ni tan siquiera mis amigos más íntimos o mis vecinos más cercanos la conocen. Bueno, algunos de ellos como el tristemente desaparecido John o la buena de María sí la conocen, pero eso sólo es porque también forma parte de su pasado. No la he descrito hasta hoy porque dudo que alguien sea capaz de creerla. Pudiera ser que los niños lo hicieran... pero quién sabe, hoy día ni los niños son como los de antes.
.
.
.
.
-Bueno, no hablaremos del careto de este escritorcillo de tres al cuarto, aunque, no sé si os habréis fijado, tiene la nariz torcida... vale, dejaré de meterme con este pobre hombre. Mira chaval, no sé si querrás ser escritor, pero mientras sigas dedicándote a la fantasía en vez de a la realidad lo llevas claro. Puede que te guste, pero eres mejor narrador que imaginador, no sé si me entiendes.

-Qué manía tenéis de meteros con todos los que nos mandan sus biografías y trabajos, no me extraña que no nos los mande más gente. Este chaval tiene una biografía más que entretenida y se le ve la mar de majo, ¿por qué os metéis con él? Encima que nos ha regalado sus libros para que nos los leamos... sois la leche.

-¿Que por qué nos metemos con este tío? Tú no sabes que cansiiiino que es, el otro día estuvo parloteando sin parar durante horas, nos contó hasta las batallitas de la mili, que tío más pesao. Por lo menos me gustó el libro que me regaló, porque si encima lo leo y resulta que es un pestiño... se había cagao el tipo este.
-Es verdad que es un poco cargante, pero escribe mejor que habla, de verdad y no es un tío tan malo como parece... de verdad os recomiendo que leáis algunas de las cosas sobre las que escribe en su blog, sólo algunas.
.

1 comentario:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Me encanta pasarme por aquí y ver qué hay de nuevo (viejo!) que diría el conejo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...